viernes, 23 de noviembre de 2012

Álbum para recordar. Parte II: el contenido

Como ya os dije en mi anterior entrada Álbum para recordar. Parte I: el contenedor, hoy os voy a mostrar un ejemplo del contenido de los álbumes que he hecho.

Antes de nada, me gustaría decir que tengo pendiente hacer algún curso/taller de scrapbooking para poder mejorar y aplicar la infinidad de técnicas que hay para que las presentaciones sean aún más logradas. De todas maneras, creo que con un poco de imaginación y, por qué no decirlo, de buen gusto, pueden salir cosas realmente preciosas.

El que a continuación os mostraré es uno de los trabajos que, como ya decía en el anterior post, he hecho con Gemma. Se trata del regalo que le hicimos a la profesora de nuestras hijas (su hija -Ariana- y la mía -Nerea- van juntas a clase y son "super-amiguísimas-de-la-muerte") de parte de todos los niñ@s de la clase. No os vayáis a pensar que el mérito fue nuestro únicamente, los pequeños tuvieron que hacer sendos dibujos de temática libre o que representaran a la profesora (ni qué decir que sus preciosas caritas y su comportamiento ejemplar durante todo el curso hicieron que la profesora valorara el resultado final como "una joya").
 

Dibujo de Ariana
Dibujo de Nerea
 

 
 









Nuestra pretensión inicial era hacer algo sencillito y rápido pero resultón, pero ¡cuando nos ponemos no hay quién nos pare!, la imaginación hace que se nos pase el tiempo sin darnos cuenta...

A lo que iba (es un defecto familiar el irse por las ramas...), para elaborar cada una de las láminas nos agenciamos con el siguiente material:

-tijeras de  diferentes formas
-troqueles de pies, mariposas,...
-papeles de colores lisos 
-papeles decorados
-washi tape
-letras adhesivas
-pegamento en spray
-tijeras
-cutter
-y obviamente, las fotos, dibujos y comentarios de cada uno de los niños.

Trabajar con algunas imágenes resulta muy fácil porque las mismas te dan pistas de cómo debe ser el resultado final de la lámina, sin embargo, hay otras en las que necesitas saber algo más de la persona, pero cuando careces de ambas cosas hay que recurrir a estrujarse muy bien el coco para dar con algo que en conjunto agrade. El tamaño de las fotos, la posición de la persona, el contexto, los colores... ¡todo influye en la composición final!





 
  
El resultado lo veis en las imágenes. Esperamos que os guste. En el colegio alucinaron y algún padre nos han pedido presupuesto para que le hagamos uno familiar... Ya os contaremos si nos lo encargan ¡Qué ilusión! (y ¡qué nervios!).

 
Eva y Gemma

1 comentario:

  1. Oh me encanta!!! Es una pasada!! me gustan un monton los colores!!

    ResponderEliminar